16 Tipos de composición artística

ilustraciologyComposición, FeaturedLeave a Comment

tipos de composicion artistica

A lo largo de la historia del arte, los artistas descubrieron formas de organizar y estructurar los elementos de sus composiciones para crear imágenes más interesantes. 

Sin duda, la composición es una parte muy importante en la creación de una obra visual, pero a menudo, los artistas la malinterpretamos. Algunos por falta de conocimiento y otros por querer aplicar estas leyes de forma excesivamente técnica. 

Pintores y dibujantes utilizamos la perspectiva en nuestros dibujos, pero no lo hacemos con reglas y compás, sino que utilizamos nuestro conocimiento básico de la perspectiva, para crear la sensación de profundidad en nuestras obras.

De igual manera, las reglas compositivas que vamos a ver a continuación, han de ser usadas como una guía que nos ayuden nuestras obras de forma intuitiva.

Me gustaría aclarar que en esta recopilación, las composiciones están muy simplificadas para proporcionar una idea básica sobre el tema. Si quieres saber más sobre composición, te aconsejo que veas los dos siguientes artículos que te darán las bases adecuadas para componer mejor tus obras.

  1. Elementos de la composición
  2. Los principios de la composición

Los distintos tipos de composición que trato en este artículo, son los siguientes:  

  • Composición vertical
  • Composición horizontal
  • Composición en diagonal
  • Composición en cruz
  • Composición con líneas
  • Composición rectangular o cuadriculada
  • Composición circular
  • Composición triangular
  • Composición con letras 
  • Composición radial
  •  Composición con formas geométricas
  • La regla de los tercios
  • Simetría cruzada
  • Simetría dinámica
  • Triángulos áureos
  • Espiral áurea y rectángulo áureo

1. Composición vertical

composicion vertical

Empezamos por una de las más simples composiciones basada en el formato vertical. Consiste en alinear todos los elementos a lo largo de una línea vertical que normalmente,  se sitúa en el centro de la imagen y ocupa la mayoría del espacio.

Pictóricamente hablando, la línea vertical es más importante que cualquier otra. Es la dirección de la gravedad y representa al hombre erguido, diferenciándolo del resto de animales. Además, se sujeta por sí misma, a diferencia de las demás líneas que necesitan soporte.

Este tipo de composición es muy usado en retratos en los que sólo se representa una figura, de esta forma nos evitamos incluir elementos de fondo innecesarios.

Muchas obras religiosas utilizan formatos verticales con esta composición para representar a santos y otros personajes bíblicos, ya que acentúa el significado de elevación y espiritualidad.

2. Composición horizontal

composicion horizontal

Como divisora de la línea vertical, aparece la línea horizontal. La segunda en importancia.

Al igual que la anterior, no nos sirve para crear composiciones muy complejas, pero nos es suficiente para representar unos pocos elementos al situarlos sobre una línea horizontal.

Este tipo de composición inspira calma y tranquilidad.

3. Composición en diagonal

Otro tipo de composición basado en únicamente una línea es la diagonal. Comparte la simplicidad con los dos anteriores tipos de composición, pero genera una imagen con mucho más movimiento, ya que las líneas diagonales son más dinámicas que las horizontales y verticales.

4. Composición en cruz

composicion en cruz

Cuando unimos una línea horizontal y una vertical, tenemos una cruz. En el ejemplo superior, podemos ver una composición en cruz dentro de una composición circular.

Las composiciones en cruz crean una especie de estructura estable y sugieren unión. 

5. Composición con líneas

Este tipo de composición es una de las bases de la pintura china. Muchas composiciones simples de plantas, utilizan este sencillo truco para ordenar los elementos de las composiciones.

Aunque es usado principalmente para la composición de elementos naturales como plantas y árboles, los ideas básicas que utiliza pueden sernos útiles para organizar todo tipo de elementos en nuestras obras. 

Y aunque las obras de arte chino sean generalmente muy simples en cuanto al número de elementos, podemos usar estos métodos para componer imágenes más cargadas visualmente.

Cuando tenemos una composición de dos líneas, la idea es que una de las líneas sea la dominante y la otra la subordinada. A lo largo de la línea dominante situaremos el elemento más pesado, más grande o más fuerte. Éste será el elemento principal de la composición y el que atraerá la mirada del espectador en mayor medida.

A lo largo de la línea subordinada situaremos el elemento más pequeño o débil. La dirección de esta línea no es igual que la línea principal. Aunque tampoco conviene pintarla en una dirección totalmente opuesta, sí que queremos que se desvíe ligeramente de la línea principal.

A continuación puedes ver unos cuantos ejemplos de composición con dos líneas.

composicion con 2 lineas
ejemplos de composición con dos líneas

Tomando este tipo de dos líneas como base, podemos complicar un poco el asunto añadiendo una tercera línea. Ésta tercera línea será la más débil y llevará una dirección más desviada de las otras dos.

A medida que vamos añadiendo más líneas, iremos aumentando la complejidad de la escena. Tomando como base esta forma de organizar líneas, podremos crear imágenes muy interesantes.

6. Composición rectangular o cuadriculada

composicion cuadrada

En este apartado podemos englobar todas las composiciones que utilizan conjuntamente líneas horizontales y verticales para crear una composición cuadrada, rectangular o en cuadrícula. 

Este tipo de composiciones suelen ser un poco aburridas, pero a cambio generan imágenes muy ordenadas y estables.

En la imagen de ejemplo podemos ver que las líneas forman varias rectángulos que enmarcan y separan a las figuras en sus respectivas secciones. Ésto genera una especie de discontinuidad en la obra y nuestros ojos se detienen a observar cada una de las secciones como si fueran viñetas de un cómic.

7. Composición circular

principios de la composicion greco

Las composiciones circulares sugieren seguridad y cierre. Una composición cuyos elementos son organizados de esta forma, nos produce satisfacción, ya que nuestro cerebro tiende a completar el círculo que se intuye, creando una sensación de armonía y unidad.

En muchas obras, los artistas ordenan los elementos en una composición circular de forma natural y automática, sin ser conscientes de ello. Simplemente movido por un instinto de unidad, orden y equilibrio.

La finalidad de toda composición circular, es dirigir los ojos del espectador al centro del círculo, donde se supone que está el centro de interés de la obra.

Se pueden utilizar círculos de diferentes tamaños para ir dirigiendo la mirada del espectador hacia el punto de mayor importancia, como vemos en el ejemplo.

Los círculos no tienen porque ser demasiado obvios, más bien se trata de insinuar un espacio circular cerrado que encuadre una parte de la imagen.

Un efecto que se produce en las composiciones circulares es el denominado retorno del ojo. Esto significa que los ojos del espectador se mueven en forma circular por todo el cuadro siguiendo la forma de la composición. Esto efecto es más difícil de producir con otras composiciones, pero las composiciones circulares hacen que inconscientemente movamos nuestros ojos alrededor de los círculos base, de la misma forma que lo hace un bumerán.

Una variante de este tipo de composición es la elipsoidal, en la que como su nombre indica, se usan elipses para componer los elementos. El resultado es prácticamente el mismo.

composicion circular2

8. Composición triangular

Las composiciones triangulares transmiten una sensación de estabilidad, pero al mismo tiempo, también implican un cierto aire de elevación o superioridad.

A diferencia de la composición circular, en este tipo de composiciones, los ojos del espectador son dirigidos hacia un punto en el que no hay retorno. Debido a la fuerza de los ángulos,una vez que los ojos alcanzan el punto focal, no son invitados a regresar o a moverse hacia otros puntos.

En las composiciones triangulares se reemplaza el movimiento fluido de los ojos, por un momento de impacto visual. La fuerza de la imagen se concentra en un punto al que los ojos son dirigidos por medio de otros elementos. 

Esto se ve reflejado en las pinturas de temas religiosos, donde la figura de mayor relevancia (normalmente Jesús o la Virgen) se sitúan en el vértice superior del triángulo.

Las composiciones triangulares, no tienen por qué limitarse a organizar los elementos sobre un triángulo equilátero, al que se parece el caso del ejemplo. Existen una gran variedad de obras compuestas con triángulos de diferentes formas.

De hecho, muchas obras de pintura china con composición triangular, prefieren utilizar triángulos agudos y obtusos.

composicion triangular 2

9. Composición con letras

Existe un tipo de composición basado en letra S que también es conocido como la línea de la belleza. Algunas composiciones exageran esta línea llegando a convertirla en una Z.

Da igual que se use en el plano vertical (por ejemplo para representar una espalda erguida o una lengua de fuego) o en el horizontal (para representar un valle o una montaña). Los artistas de la historia del arte han compuesto muchas de sus obras usando la letra S de diferentes formas para crear obras que transmitieran vida y movimiento.

En algunos casos la S puede aparecer invertida o con una forma menos definida. Lo relevante, es que los elementos de la imagen se organicen formando una línea curva que dirija la mirada del espectador creando movimiento.

Además de la letra S, podemos encontrar composiciones con otras letras.En el ejemplo de abajo, puedes ver varios ejemplos de este tipo de composiciones.

10. Composición radial

composición radial

En la composición radial, los elementos se organizan a lo largo de las líneas que convergen en un punto concreto de la imagen. 

Es un tipo de composición que puede generar una gran sensación de profundidad, pero al mismo tiempo la imagen resultante puede ser un poco aburrida.

En la imagen de ejemplo, el origen de las líneas y el punto focal no es el mismo. El origen de las líneas compositivas se encuentra en el centro, pero no hay un punto focal definido y la mirada del espectador recorre los diferentes personajes y elementos sin una dirección concreta.

Para que la composición sea más efectiva, podríamos usar este tipo de técnica situando nuestro punto focal en el punto de convergencia de las líneas, de este modo todos los elementos dirigen la mirada del espectador hacia el punto de mayor importancia.

11. Composición con formas geométricas

composicion con formas geometricas

Podemos unir varias formas geométricas de las anteriores y generar una composición. 

Como norma general, si la ordenación de las formas geométricas funciona visualmente,se seguirá viendo bien una vez que hayamos puesto los elementos sobre la misma. 

Aunque este tipo de trucos nos puede ayudar a crear composiciones bien equilibradas, a menudo el resultado se verá un poco forzado e inorgánico.

12. La regla de los tercios

regla de los tercios

El siguiente tipo de composición que vamos a ver es la regla de los tercios. Probablemente, la regla más conocida y usada de todas, quizás debido a que es una de las más simples y efectivas.

Para ello, dividimos una imagen en 9 cuadrados iguales que producen 4 intersecciones o puntos de interés. Estos puntos se encuentran en los tercios de la imagen.

Para usar esta regla, tan sólo tienes que situar tu punto de mayor interés o contraste, en uno de esas 4 intersecciones o a lo largo de las líneas. 

Como puedes ver en la imagen de arriba, la línea del horizonte se sitúa justo en la línea que separa el tercio inferior. Cuando situamos un plano de nuestra imagen en una de estas líneas, la imagen se divide de forma armónica y nos resulta agradable.

Vemos que los caballos y carruajes se sitúan en el punto inferior derecho. Y nuestros ojos se dirigen automáticamente hacia ese punto, por ser el que más información contiene.

Si todos esos elementos se encontraran en el medio de la imagen, la composición perdería un poco de interés. Por alguna razón, nos resultan más estéticas las imágenes cuyos elementos se alejan del centro y se dirigen hacia los bordes de la imagen.

Pero para que ésto funcione, la imagen tiene que estar compensada. Esto significa que si todos los elementos se encuentran en un punto apelotonados, el resto de la imagen tiene que poder respirar. 

En este ejemplo vemos como el espacio que ocupa el cielo es enorme, en comparación con el del suelo. En el suelo, (que ocupa el tercio inferior) se encuentra toda la información. El cielo (que ocupa los dos tercios superiores), se encuentra vacío de información. 

Así, un gran espacio vacío se compensa con un pequeño espacio cargado de elementos. De esta forma, nuestros ojos se deslizan por el resto del cuadro y descansan en el los tercios vacíos, para luego volver a los puntos de interés.

13. Simetría cruzada

simetria cruzada

Como vemos en esta imagen, la composición se organiza de forma simétrica. Si trazamos una cruz que divida la imagen en 4 partes iguales, vemos que la mitad de la derecha se refleja en la parte de la izquierda. Los elementos aparecen repetidos de forma simétrica.

En este caso, la simetría sucede de forma horizontal, pero también podríamos tener simetría vertical.

Para hacer la imagen más interesante, debemos evitar la simetría perfecta, variando los elementos un mínimo. Podemos ver estas diferencias forma más marcada, en las personas de la mitad inferior del cuadro. Aún así, éstas figuras aparecen organizadas en dos grupos que se reflejan. 

El resultado de este tipo de composición, es una imagen estática que carece de movimiento. Por eso, este tipo de composición se engloba dentro del grupo conocido como simetría estática.

Como vemos en este ejemplo, el punto de mayor importancia se encuentra en el centro, hacia donde nuestros ojos se dirigen automáticamente. Como resultado, obtenemos estabilidad, lo contrario que con la regla de los tercios, en la que se crea dinamismo al separar los elementos del centro.

En cambio, con la simetría cruzada, obtenemos una imagen armónica y relajante. Al mismo tiempo, se produce una sensación de grandeza y solemnidad. Al igual que ocurre con los templos griegos.

Por eso, esta composición resulta ser muy adecuada para representar el motivo del cuadro.

14. Simetría dinámica

Los grandes artistas de la historia basaron los principios del diseño en las proporciones de la figura humana y las plantas.  Estos principios son recogidos bajo el nombre de Simetría Dinámica.

La simetría dinámica es la herramienta de composición definitiva que nos ayuda a crear imágenes bien compuestas, con buen equilibrio. Proviene de la observación de la naturaleza y de la forma en la que se organiza y que podemos encontrar en organismos tales como las conchas de animales o ramas y hojas de plantas. 

Desde esculturas griegas, hasta pinturas del renacimiento o edificios, este tipo de composición y leyes de diseño, ha sido usado por los mejores artistas de la historia y ha dado lugar a las obras de arte más importantes de la humanidad.

Parece ser que los griegos aprendieron este tipo de simetría de los egipcios, quienes fueron los primeros en usarla para construir ciertos templos y altares. Después de descubrir las ventajas de este tipo de composición, empezaron a utilizarla extensivamente y a remplazar la simetría estática.

A diferencia de la simetría estática, la simetría dinámica otorga una sensación de vida y movimiento a las composiciones en las que se usa. Además, ayuda a definir el perfecto equilibrio y espaciado entre elementos. 

Esta herramienta compositiva es un poco compleja y requiere una inversión considerable de tiempo y esfuerzo para poder llegar a dominarla por completo. Está formada por muchos elementos y reglas matemáticas que deben conocerse para poder hacer el mayor uso de ella y adaptarlas a nuestras propias composiciones.

Para simplificar, si dibujamos un cuadrado perfecto, tenemos Raíz 1. La diagonal de ese cuadrado es igual al lado del rectángulo Raíz 2 y así sucesivamente. Dependiendo del formato de nuestra imagen, tendremos que usar un tipo determinado.

Para facilitarnos la vida un poco, podemos encontrar en internet las plantillas ya diseñadas, que nos pueden servir para componer rápidamente nuestras obras.

A continuación vamos a ver algunos elementos que, aunque se engloban dentro de la simetría dinámica, también pueden ser usados independientemente para crear buenas composiciones.

Si quieres saber más sobre la simetría dinámica y cómo aplicarla puedes leer este artículo en el que explico todas las bases de esta técnica compositiva.

15. Triángulos áureos

Últimamente he visto que se está poniendo de moda este tipo de composiciones, sobre todo porque la herramienta de recorte de Photoshop, incluye esta plantilla.

Aunque no estoy seguro de que se llamen triángulos áureos, les he dado este nombre, porque este tipo de composición usa elementos de la simetría dinámica. 

En realidad, consiste en utilizar únicamente la diagonal y las líneas de cruce de una plantilla de simetría dinámica. De esta forma, la imagen queda divida en cuatro triángulos.

Para hacerlo a mano, tendrías que trazar una diagonal desde uno de los vértices inferiores de tu imagen hasta uno de los superiores. utilizando los vértices opuestos, trazarías otras dos diagonales que cortan a la primera línea de forma perpendicular.

Para conseguir una buena composición, debemos organizar los elementos en el espacio de uno o varios de estos triángulos, dejando los demás vacíos. Además la zona óptima para situar el punto o puntos de interés es alrededor de los puntos donde interseccionan las líneas.

No tiene que ser una regla grabada en piedra, nos basta con aproximarnos a las formas triangulares para generar una composición equilibrada.

16. La espiral áurea y el rectángulo áureo.

Otro elemento de la simetría dinámica es la espiral áurea. En muchas ocasiones se usa como un elemento independiente de composición, pero su base proviene de los principios de la simetría dinámica.

Para su creación, partimos de un cuadrado que vamos aumentando proporcionalmente en relación al número Phi. El resultado final de este proceso es el llamado rectángulo áureo y dentro del mismo, se encuentra la espiral áurea. Existe mucha información online sobre los procesos a seguir para conseguir trazar estas formas.

Esta espiral está muy presente en la naturaleza, apareciendo en la forma de las galaxias, las conchas de los caracoles, las semillas de girasol, la oreja de los humanos, etc…

Puede ser usada para componer líneas de forma armónica y hay muchas maneras distintas de aplicarla en nuestras composiciones. Aunque una de las formas más usadas, consiste en situar el punto focal de nuestra composición en el ojo o centro de la espiral y ordenar el resto de elementos alrededor del mismo. En la imagen superior podemos ver un ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *