23 Puntos Para Un Buen Diseño De Personajes

ilustraciologyIlustraciónLeave a Comment

diseño de personajes

En este artículo vamos a ver qué es el diseño de personajes y los pasos a seguir para conseguir crear personajes interesantes.

Al mismo tiempo y a modo de ejemplo, yo voy a diseñar un personaje siguiendo estos pasos.

Los temas a tratar son los siguientes:

  • Introducción
  • La finalidad de tus personajes
  • El mal diseño de personajes
  • Conocer a nuestro personaje
  • Referencias
  • Conseguir poses dinámicas
  • Trabajar con formas
  • Organización de las formas
  • Evitar personajes simétricos o cuadriculados
  • Cabeza, ojos y manos
  • Dibujar la cabeza
  • Dibujar la pose final
  • Dibujo final
  • Ejercicios diarios recomendados

Introducción

Como todas las facetas del diseño, el objetivo del diseño de personajes se centra en resolver problemas. Tenemos que estar constantemente observando y probando con diferentes formas para tener nuevas ideas y ser capaces de diseñar personajes únicos y apropiados para cada situación.

Un personaje con un diseño apropiado para un libro infantil, puede que no sea apropiado para una película de animación.

El diseño de personajes es igual que un chiste; si tenemos que explicarlo, no lo estamos haciendo bien. A través del diseño tenemos que ser capaces de expresar la personalidad y actitud de nuestro personaje, de forma que el espectador lo entienda completamente sin la necesidad de usar palabras.

La finalidad de tus personajes

El diseño de personajes es un mundo muy amplio que abarca muchas industrias distintas. No es lo mismo crear un personaje para una serie de animación, que para un libro infantil.

Hay muchas categorías posibles en las que podríamos organizar los distintos personajes, pero en este caso, yo los divido en 3 categorías según su función narrativa y capacidad de conexión con el espectador.

  • Personajes para ilustración infantil, editorial y publicidad.

Este tipo de personajes pueden hacer un gran énfasis en el diseño y las formas sin importar demasiado la expresión ni emociones de los mismos. Los personajes no tienen por qué ser demasiado complejos.

Esto se debe a que el personaje sólo aparece en ilustraciones puntuales y no necesita ser animado, ni tiene como objetivo mantener al público entretenido por un tiempo largo.

  • Personajes para televisión

Con este tipo de personajes, necesitamos tener un mayor nivel de expresividad.

A diferencia del punto anterior, el diseño de los personajes puede ser simple y queda en segundo plano. Lo más importante es que su gestos y movimientos sean capaces de expresar ideas y emociones.

Podemos pensar en series como Los Simpson, Doraemon, Dragon Ball,… Todos estos personajes tienen un diseño muy simple pero efectivo.

Además podemos llevarlo al extremo con dibujos más estilizados como Las Supernenas o Los padrinos mágicos, donde las formas de los personajes están totalmente exageradas y no guardan casi ningún parecido con personas reales.

  • Personajes para cine y animación

Estos personajes son los más complejos y deben tener un muy buen diseño, pero a la vez tienen que ser capaces de conectar con el espectador a niveles mucho más profundos que los anteriores.

Los personajes para televisión sólo aparecen en pequeños capítulos de 20 – 30 minutos, por lo que siguen funcionando con un diseño más simple.

Sin embargo, en cine y animación, los personajes tienen que entretener al espectador durante dos horas sin llegar a caer pesados. Por eso deben tener un diseño y expresividad mucho más cuidados.

Estas categorías no son definitivas y pueden incluir muchas otras industrias y finalidades, pero básicamente podemos diferenciar estos 3 niveles de detalle.

El diseño de personajes ideal debe mantener un diseño simple y cuidado a la vez que poseer una gran expresividad.

El mal diseño de personajes

Tenemos que evitar crear personajes genéricos.

diseño de personajes mal
Personajes sin personalidad

Como puedes ver en la imagen de arriba, estos personajes son muy genéricos y parecen que no tienen vida.

Esto es causado por muchos motivos:

  • Las caras son inexpresivas y sus facciones tienen muy pocos detalles y personalidad.
  • Las manos son muy básicas e inexpresivas.
  • Las poses son muy genéricas y aburridas.

Estos diseños pueden ser útiles para algunos fines corporativos, pero no tienen mucho valor artístico. Los personajes no están ejecutando ninguna acción que nos hable sobre su personalidad y su vida, sino que parece que están posando para una foto.

Aunque no seamos buenos dibujantes, podemos diseñar personajes interesantes si conseguimos que expresen emociones e ideas.

Conocer a nuestro personaje

Cuánto más sepamos sobre nuestro personaje, más fácil nos será dibujarlo. Si empezamos a dibujar sin conocer a nuestro personaje completamente, estaremos dando palos de ciego.

Necesitamos tener unas guías para poder empezar y saber cuál es nuestro objetivo, de lo contrario podemos pasarnos horas dibujando un personaje que no funciona y no estaremos seguros sobre dónde está el problema.

Para conocer a nuestros personajes podemos escribir una pequeña biografía que responda a las siguientes preguntas:

quién?, dénde?, cuándo?, personalidad, apariencia, edad, gestos, actitud, detalles físicos,etc…

Si no sabes por donde empezar y te cuesta tener ideas, te recomiendo que utilices un generador de personajes, como éste.

En mi caso, éste es el personaje que me ha tocado:

Una mujer lobo estúpida a la que le gustan los animales, le disgustan los pacifistas y se ha llevado un susto de muerte.

Como quiero mantener las cosas simples para este ejercicio, me voy a limitar a representar a una mujer lobo estúpida que se ha llevado un gran susto.

Empezamos con las referencias

El siguiente paso es esencial y todos debemos buscar referencias de nuestros personajes antes de empezar a diseñar.

Es posible que pienses que todos los buenos artistas son capaces de dibujar personajes de memoria y esto es no es del todo cierto. Es verdad que cualquier buen dibujante puede dibujar un personaje genérico de memoria, pero a la hora de trabajar en serio, prácticamente todos utilizan referencias.

Si pretendes diseñar un personaje convincente vas a tener que recopilar referencias y guiarte por ellas para conseguir expresiones y poses realistas.

No se trata de copiar la imagen, sino de basarse en ella y expandir los límites.

En mi caso voy a empezar buscando imágenes de lobos y estudiando los diferentes elementos de su cabeza.

También voy a necesitar buscar referencias de mujeres estúpidas. Esto ya es más difícil de lograr, porque no estamos hablando de rasgos físicos, sino de aspectos de la personalidad. ¿Qué es lo que hace parecer estúpida a una persona?

Para ello, puedo pensar en actores o personas famosas que representen esa cualidad que estoy buscando. Estamos trabajando con estereotipos que pueden ser más o menos acertados, pero son útiles porque todo el mundo puede entenderlos y reconocer qué tipo de personalidad tiene nuestro personaje.

Apunta todas las ideas que se te vengan a la cabeza y busca imágenes y vídeos en internet sobre tus personajes de referencia. Tras unos minutos pensando, a mí se me han ocurrido las siguientes ideas:

  • Paris Hilton. Está demostrado que es mucho más inteligente de lo que todos piensan, pero representa el estereotipo de rubia tonta que para bien o para mal, todos conocemos.
  • Jim Carrey Mr. Bean. Casi todos sus papeles representan a personajes idiotas y además es muy expresivo, por lo que va a ser muy útil para estudiar diferentes gestos y expresiones.
  • El vídeo «stupid girls» de Pink. Recuerdo que en este vídeo, Pink bromeaba con varios estereotipos de chicas estúpidas.

Una vez que he descargado las imágenes necesarias, las he organizado todas en una sóla página.

Esta forma de organizar todas nuestras referencias en una sóla página, se llama moodboard y nos permite trabajar mucho más rápido y evitar copiar de una sóla fuente.

Yo tengo varios tableros en Pinterest para organizar diferentes expresiones. Cuando necesito dibujar a un personaje riendo, voy a un tablero con ejemplos de personas riendo.

Además de fotos, es muy bueno que busques vídeos en Youtube y hagas capturas de pantalla que te sirvan como referencia. No hay nada mejor que ver a personas comunes o actores, para estudiar gestos y movimientos.

Conseguir poses dinámicas

Una vez que tenemos nuestras referencias organizadas, vamos a empezar a dibujar los primeros bocetos. En esta fase, nuestro objetivo principal es capturar el movimiento para crear poses dinámicas.

El lenguaje corporal nos da muchas pistas sobre la personalidad y el modo de actuar que tienen las personas. Es una herramienta muy útil que debes usar en tus personajes para que parezcan estar vivos.

Para capturar y expresar el movimiento de un personaje vamos a utilizar las siguientes herramientas:

  • Gesto
  • Ritmo
  • Exageración o Caricatura

La parte más importante del diseño de personajes es la Personalidad. 

Nuestros personajes tienen que parecer estar vivos y tener una energía propia. Para eso, tenemos que conseguir que nuestros diseños tengan movimiento.


Gesto

El gesto es una de las más poderosas herramientas de dibujo que podemos aprender y nos permite expresar el movimiento de nuestro sujeto de forma simplificada y directa. La expresividad de nuestro personaje depende en gran medida del gesto.

El gesto se puede representar como una línea que conecta los distintos componentes de nuestro personaje y proporciona un sentido de dirección y movimiento.

Cuando el gesto es correcto, da igual que el resto de elementos no estén acabados. Es mucho mejor ver un diseño sin terminar con líneas sucias y caóticas, que ver un diseño con un acabado muy bueno pero con un mal gesto.

Cuando el gesto es correcto, podemos exagerar los movimientos y formas de nuestros personajes y no sólo se seguirán viendo creíbles, sino que además el diseño ganará fuerza.

En clases de dibujo del natural o copiando por referencias, lo primero que tenemos que hacer es establecer el gesto de nuestro personaje. Una vez que tengamos el gesto, podemos empezar a añadir detalles.

Utiliza líneas simples para capturar la esencia del movimiento. El gesto tiene que ser simplificado y expresar lo máximo con el mínimo uso de gestos.

¿Por dónde empezar?

Empieza buscando la línea más larga posible que conecte la cabeza con los pies. En ciertas ocasiones tenemos que utilizar dos líneas para poder representar la forma correctamente.

Luego traza las líneas que representan los brazos. Este fase del diseño tiene que ser suelta y rápida, así que no intentes hacerlo perfecto y empezar a dibujar detalles. El objetivo es capturar el movimiento y la esencia del personaje.

Para dibujar el gesto únicamente dispones de líneas, así que tienes que explotar el potencial expresivo de las mismas. Las líneas con curvas suaves indican relax, mientras que las líneas con ángulos fuertes o en zigzag expresan tensión.

Ritmo

El concepto de ritmo va muy unido al gesto y significa que las líneas en nuestro dibujo y la transición entre las distintas partes del cuerpo tienen que ser armoniosas y fluidas.

El ritmo en dibujo se crea con el contraste de líneas rectas y curvas. Es importante que nuestros personajes tengan un buen equilibrio entre ambos tipos de líneas.

Líneas curvas vs líneas rectas

Tenemos que evitar dibujar todas nuestras líneas del mismo modo, ya sean rectas o curvas y debemos intentar alternarlas de forma que generen un ritmo.

Normalmente, las líneas rectas van en las zonas más cercanas a los huesos, mientras que las curvas representan el músculo y la grasa. Ten esto en cuenta a la hora de dibujar cada una de las partes del cuerpo.

Exageración

Otra forma de conseguir más movimiento en nuestros dibujos, consiste en exagerar aquellas cualidades o gestos que vemos en la referencia.

Como puedes ver en el dibujo de gesto de arriba, yo he aumentado ligeramente la inclinación de los hombros, cadera y piernas, principalmente.

Si hubiera intentado copiar las líneas exactamente igual que la referencia, tendría una pose más estática, pero con una pequeña exageración consigo acentuar el movimiento.

Es bueno no quedarse corto con la exageración, pero también es bueno no pasarse. Si exageramos una pose en los puntos incorrectos, no tendremos una mejor pose, sino que puede parecer que nuestro personaje está deformado.

Además, esto también depende del nivel de realismo que busquemos. Los personajes cartoon, necesitarán tener formas más exageradas que otros personajes que busquen el realismo.

Estas son algunas de las distintas poses que he estado estudiando basándome en mis imágenes de referencia. Como ves, son dibujos rápidos y sueltos en los que no hay detalles; aunque he empezado a experimentar con los gestos de la cara.

Estudia Anatomía

No hay trucos ni atajos, si quieres ser un buen diseñador de personajes, tienes que entender la anatomía y practicar constantemente.

No es necesario que te sepas los músculos y los huesos de memoria, pero sí debes de tener una idea de cómo se organizan y se mueven las distintas formas del cuerpo.

Si quieres aprender sobre dibujo de anatomía y figura humana, te recomiendo Proko. Son los mejores cursos de dibujo de figura que he hecho.

Por otro lado, te dejo mis tableros de anatomía de Pinterest, en los que puedes encontrar cientos de imágenes para practicar anatomía y ver diferentes estilos de representar las distintas partes del cuerpo.

Trabajar con Formas

Cuando ya tenemos una idea básica de las poses que nos gustan, podemos empezar a trabajar con formas para definir el aspecto de nuestro personaje.

Vamos a utilizar formas básicas como el círculo, el triángulo y el cuadrado para crear la estructura básica y a partir de ahí, iremos añadiendo detalles y aumentando la complejidad del personaje.

También podemos tomar objetos como referencia y empezar a trabajar simplificándolos en formas muy básicas. Yo suelo utilizar jarrones para dibujar diferentes tipos de cuerpos y cabezas.

Los objetos tienen una personalidad propia que podemos trasladar a un personaje, así que siempre nos serán de ayuda para inspirarnos.

Aquí puedes ver mi tablero de pinterest en el que guardo algunas formas interesantes. Haz click en la imagen si quieres ir al tablero.

Cuánto más repitamos este ejercicio, más formas almacenaremos en nuestra cabeza y podremos solucionar futuros personajes mucho más rápido.

Siluetas

Otra método de trabajar las formas de nuestro personaje son las siluetas.

Una silueta es la representación plana de una figura, con un contorno y un relleno. Yo no suelo utilizarlas a menudo, pero puedes probar y ver si tú trabajas mejor de esta forma.

Al igual que en con el punto anterior, aquí no tenemos que preocuparnos por detalles como la ropa, los colores, los gestos, etc… Simplemente estamos enfocándonos en la forma. qué queremos transmitir con esa forma.

Prestar atención al espacio negativo alrededor de la forma. Es igual de importante. Las formas negativas tienen que ser también atractivas. Tienen que formar ángulos interesantes y tener variedad suficiente para que la forma sea atractiva.

La silueta tiene que permitirnos ver de forma clara si el personaje es alto o bajo, gordo o delgado y expresar ciertas partes de su personalidad y energía.

Organización de las formas

Tenemos que organizar nuestras formas al igual que organizamos distintas letras para formar una palabra.

De la misma manera que pasa con las líneas, también tenemos que conseguir con las formas. Esto significa que tenemos que intercalar formas de distintos tamaños para crear conjuntos interesantes.

Por ejemplo, si tenemos unos ojos pequeños, podemos poner una boca grande, de esta forma las formas interactúan entre sí aumentando sus diferencias. Los ojos parecerán más pequeños y la boca más grande.

Cuanto más iguales son nuestra formas de nuestro personaje, más se parecerá a un retrato común. Si queremos crear personajes únicos es bueno que utilicemos el concepto de exageración y caricatura.

Cómo empezar

No existe una fórmula matemática para organizar las formas de tu personaje. El truco está en probar una gran variedad de convinaciones y sorprenderse con el resultado.

Empieza dibujando formas muy grandes y termina con formas pequeñas y viceversa. Pero no te limites a experimentar únicamente con el tamaño y prueba con las siguientes combinaciones de opuestos:

  • grande vs pequeño
  • ancho vs estrecho
  • largo vs corto
  • suave vs anguloso

Evitar personajes simétricos o cuadriculados

Tenemos que evitar que los elementos de nuestro personaje formen líneas rectas, paralelas y perpendiculares. Queremos crear ángulos interesantes y añadir movimiento para que nuestro personaje parezca que está vivo. Esto se consigue inclinando las líneas de las cejas, los ojos, los hombros, la cadera, etc…

También queremos evitar la simetría. Como hemos visto en el punto anterior, es bueno que las formas de nuestro personaje sean ligeramente diferentes.

no existen las caras totalmente simétricas

Como puedes ver en la imagen de arriba, una cara totalmente simétrica resulta artificial y se ve rara. Aunque parezca que nuestros cuerpos son simétricos, en realidad siempre tienen ligeras variaciones entre el lado izquierdo y derecho.

Si queremos añadir más realismo e interés a nuestro personaje, tenemos que intentar variar los rasgos entre los dos lados del cuerpo. Levantar un ojo o una ceja, inclinar la boca, variar el tamaño de las orejas, etc…

Cabeza, ojos y manos

Aunque no voy a profundizar excesivamente en apartado, los puntos de mayor importancia y expresividad de un personaje son la cabeza, los ojos y las manos. Por lo tanto debemos prestarles una mayor importancia.

Tenemos 6 estados diferentes que podemos representar simplemente por la distancia entre los ojos y el tamaño de la nariz.

Los puntos básicos de la cabeza

Como ejercicio, puedes coger un grupo de fotos de caras en primer plano o retratos y dividirlo con las siguientes líneas:

  • tope de la cabeza
  • linea de los ojos
  • línea de la nariz
  • línea de la boca
  • barbilla

Veremos que cada una de las caras tiene una diferencia de espacios. Con este ejercicio aprenderás las características que hacen que una cara parezca joven o vieja, atractiva o fea, de una raza u otra…

Todo depende de la separación y la relación entre estas líneas. Para hacer un personaje más atractivo, podemos exagerar estas líneas.

La forma base de la cara también nos indica muchas cosas sobre la personalidad del personaje:

  • Una cabeza Triangular suele indicar maldad, por lo que es útil para personajes diabólicos.
  • Una base Cuadrada ayuda a crear personajes serios y aburridos
  • Una base Circular es para personajes infantiles y buenachones.

Estas son generalizaciones que no tienen por qué funcionar en todos los casos, pero nos proporcionan un buen punto de partida.

Ojos

Los ojos son quizás, el elemento más importante de la cara y el que crea más expresividad en los personajes. A continuación te doy un par de pistas sobre los ojos.

Si queremos conseguir un personaje que sea capaz de expresar una gran variedad de emociones, tenemos dibujar la parte blanca del ojo y evitar dibujar ojos que sean solamente dos puntos negros.

Cuanto más grande sean las pupilas, más mono e inocente resultará el personaje. Del mismo modo, conseguiremos el mismo efecto cuanta más separación haya entre los ojos.

No te limites a dibujar ojos redondo y prueba con formas triangulares, cuadradas, redondas, ovaladas, etc… Esta forma dependerá mayormente de la raza y la expresión del personaje.

Las manos

Después de la cabeza y los ojos, las manos son la parte que más expresividad añade a un personaje.

Tenemos que evitar esconderlas en nuestros dibujos y debemos utilizarlas como un recurso más para expresar la actitud y personalidad de nuestro personaje.

Una vez que sabemos cómo dibujar las manos de forma realista, podemos simplificarlas y deformarlas para adaptarlas al resto del diseño.

Algunos personajes, tendrán 5 dedos, mientra que para otros tan sólo necesitaremos 3 o 4.

Si tu personaje es semirealista puedes usar 4 dedos. Si en cambio, es un personaje muy cartoon o estilizado, es aconsejable utilizar 3 dedos para conservar la sensación de unidad.

A la hora de practicar el dibujo de la mano puedes buscar fotografías y dibujos de referencia, pero en muchas ocasiones te será más fácil utilizar tu propia mano.

Expresiones

Para crear expresiones convincentes, tenemos que usar referencias de personas reales. La forma más fácil y directa de conseguir esto es experimentar con tu propia cara en un espejo.

También puedes buscar referencias en fotos, videos y películas como hemos hecho con el cuerpo.

Una vez que sepas cómo representar estas expresiones de forma realista, también puedes buscar referencias de otros diseñadores de personajes para ver cómo resuelven estos problemas y exageran las formas.

Para aumentar la expresividad de la cara, tenemos que ser capaces de exagerar los gestos. Principalmente queremos que la cara se estire y se comprima dependiendo de la emoción que siente nuestro personaje.

Para personajes más realistas, tenemos que limitar la amplitud de movimientos y no hacerlos demasiado exagerados, pero para personajes más cartoon o estilizados, podemos y debemos exagerarlos mucho.

Dibujar la cabeza

Con todo lo que hemos visto en los puntos anteriores, ya tenemos conocimientos suficientes para diseñar la cabeza de nuestro personaje.

Basándome en las referencias, he decidido experimentar con 2 tipos de formas para interpretar el concepto «estúpida» de dos formas distintas.

  • Un personaje con formas redondeadas. Quiero conseguir un personaje que parezca un poco tonto pero de buen corazón. Al tener una mandíbula grande y un cráneo pequeño, da la sensación de no ser muy inteligente.
  • Un personaje con formas trianguladas. Con estas formas quiero conseguir un personaje un poco más inteligente que el anterior, pero con una personalidad muy desagradable. El concepto de estupidez hace referencia a su actitud y no a su intelecto.

Dibujar la pose final

Basándome en los bocetos con el gesto y estudios de varias poses, voy a refinar el dibujo y empezar a añadir detalles.

Para ello puedes ayudarte de muñecos articulados. Yo suelo utilizar estos muñecos para colocarlos en la pose que me guste y poder estudiarla mejor.

Limpiar los bocetos, dibujo final

Una vez que tenemos los bocetos terminados, vamos a terminar el diseño.

Dependiendo de tu estilo de dibujo y el resultado final que busques, podrás refinar las líneas o pasar directamente al color.

Diferentes vistas

Si tienes pensado incluir estos personajes en tu portafolio, es muy aconsejable que incluyas las diferentes vistas de los mismos.

Las vistas principales son:

  • frontal
  • 3/4 frontal
  • perfil
  • 3/4 trasera
  • trasera.

Esto es muy importante sobre todo en animación, donde te pedirán que seas capaz de diseñar personajes en diferentes vistas.

Ejercicios diarios recomendados

Si quieres mejorar tus diseños de personajes te recomiendo que dediques una hora al día y hagas lo siguiente:

  • 15 minutos para dibujar personas en diferentes poses y practicar el gesto, ritmo y exageración.
  • 15 minutos para dibujar caras con diferentes rasgos y expresiones.
  • 15 minutos para dibujar manos.
  • 15 minutos estudiar anatomía del tronco y extremidades.

También es aconsejable dibujar del natural siempre que puedas. Para ello puedes tratar de dibujar a personas que veas en no más de 5 minutos. Los beneficios de practicar esto con frecuencia son los siguientes:

  • Familiarizarte con el equilibrio del cuerpo humano, lo que te permitirá dibujar poses más realistas.
  • Irás almacenando en tu cabeza un montón de poses que eventualmente te permitirán dibujar figuras desde tu imaginación.
  • Es muy útil para estudiar cómo interactúan la ropa y los complementos con el cuerpo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *