Cómo Afilar Un Lápiz De Dibujo

ilustraciologyDibujo, Ilustración, Lápices de colores, Técnicas Artísticas, UncategorizedLeave a Comment

como afilar un lapiz de dibujo

El resultado de nuestros dibujos depende de muchos factores, de los cuales algunos son más obvios que otros. En este artículo vamos a hablar de uno que no suele ser tenido en cuenta tanto como debería. 

El afilado del lápiz juega una parte importante en la apariencia de nuestros trazos. Si tenemos una punta fina, podremos trazar líneas finas y definidas, mientras que una punta gruesa nos será más útil para hacer líneas suaves. 

En este artículo vamos a ver diferentes de afilar un lápiz, aunque la mejor forma de afilar un lápiz de dibujo es con una cuchilla. Puede ser de una navaja, cúter o incluso una cuchilla de afeitar. 

Ésta ha sido la forma tradicional de afilar lápices de dibujo a lo largo de la historia, antes de que apareciesen los sacapuntas. Además, afilar los lápices de dibujo de forma tradicional, nos proporciona ciertas ventajas con respecto a utilizar un sacapuntas.

Cómo sacarle punta a un lápiz sin sacapuntas

Como dije antes, para afilar un lápiz de manera tradicional, podemos usar una navaja normal, un cúter o cuchillas sueltas. Incluso hay navajas especiales para afilar lápices.

El proceso tiene dos partes. En la primera parte, tenemos que desbastar la madera hasta llegar a la mina. En la segunda parte, refinamos la forma de la madera y de la mina.

como afilar un lapiz de dibujo

Primero, debemos sujetar la cuchilla con la mano dominante y sostenerla entre el dedo pulgar y el índice.  El lápiz lo sostenemos con la mano no dominante.

Tanto el lápiz como el cuchillo deben estar con las puntas hacia afuera de nosotros. La hoja no puede nunca estar mirando hacia nosotros. 

como sacarle punta a un lapiz

Ahora, situamos el pulgar de la mano no dominante en el borde no afilado de la cuchilla y presionamos empujando la cuchilla para que corte la madera. 

Vamos rotando el lápiz a medida que lo vamos devastando para que se vaya afilando de forma uniforme y nos vamos acercando a la mina lentamente.

Sobre todo, tenemos que ser cuidadosos a la hora en la que la mina queda expuesta e ir más lento a medida que nos acercamos a ella con la hoja.

como sacarle punta a tus lapices
La mina del lápiz debe quedar expuesta, en al menos 1 cm

Intentaremos no arañar la mina con la cuchilla, ya que podemos romperla muy fácilmente, sobre todo si se trata de un lápiz blando. De igual manera, hay que tener especial cuidado para que no se caiga, ya que se romperá casi seguro.

Una vez que terminamos con esta parte del proceso, pasamos a una segunda fase que consiste en darle forma a la punta.

como sacarle punta a tus lapices sin sacapuntas

Para esto, necesitaremos un papel de lija. Existen papeles de lija especiales para afilar lápices, y si te haces con uno de buena calidad te puede durar para toda la vida. No obstante, puedes hacerlo con un papel normal de ferretería, en caso de que no tengas otra alternativa.

Lo único que tienes que hacer, es tumbar el lápiz sobre el papel y frotarlo hasta que esté bien pulido.

Si quieres una punta redondeada y afilada, tendrás que rotar el lápiz a la vez que lo pasas por el papel, para que quede igual por todos los lados.

Si lo que buscas es una punta cincelada, puedes pasarla varias veces por el papel sin rotarla, para que se desgaste más por un lado.

Las principales ventajas de afilar un lápiz con cuchilla son las siguientes:

  • Podemos conseguir puntas extremadamente finas
  • Podemos conseguir puntas con diversas formas, cuadradas, triangulares, etc… Esto puede sernos útil para crear texturas
  • Podemos utilizar los lados de la mina para pintar y establecer tonos suaves muy rápidamente
  • Otra ventaja de tener una mina larga al descubierto es que podemos lograr líneas muy definidas fácilmente. Para esto tenemos que trazar con el lápiz tumbado en la misma dirección en la que movemos la mano al dibujar.

Es importante usar una cuchilla bien afilada

Aunque es algo obvio, casi todo el mundo comete el error de intentar afilar un lápiz con cuchillas mal afiladas.

Primero debemos asegurarnos de que nuestra herramienta tiene la hoja suficientemente afilada para que sea capaz de rebanar la madera fácilmente. De lo contrario nos estamos arriesgando a romper la mina o incluso el lápiz.

Cómo afilar correctamente un lápiz de dibujo con sacapuntas

Aunque afilar lápices de dibujo de la forma tradicional tiene sus ventajas, hay ocasiones en las que necesitamos usar un sacapuntas.

Si estamos en la calle o viajando, es mucho más cómodo llevar un pequeño sacapuntas. Si utilizamos lápices de colores, también tendremos que usar un sacapuntas para no dañar la mina y aprovechar bien el lápiz. 

Pero también hay una manera correcta de afilar los lápices con sacapuntas, sobre todo si estamos utilizando lápices de colores frágiles.

Para empezar, sujeta el lápiz con la mano no dominante y el sacapuntas con la mano dominante. Asegúrate de que el lápiz está introducido totalmente recto en el sacapuntas. Si está un poco ladeado, es probable que se acabe rompiendo. 

A continuación, gira el sacapuntas, manteniendo el lápiz totalmente estático. Intenta que se mueva lo menos posible. De este modo reducimos considerablemente la posibilidad de que se rompa la mina. 

Recuerda no ejercer demasiada presión al introducir el lápiz, es mejor que vayas empujando el lápiz suavemente.

Si usas un sacapuntas eléctrico, asegúrate de que el diámetro del agujero es adecuado al de tu lápiz y tampoco ejerzas mucha presión.

Si quieres más información, puedes ver en el siguiente artículo los mejores sacapuntas del mercado.

Cómo afilar un sacapuntas y mantenerlo limpio

Cuando usamos un sacapuntas por mucho tiempo, la cuchilla se va desgastando y va perdiendo filo. Esto puede ocasionar daños en la madera al afilar y provocar la rotura de minas. Algo que da mucha rabia, sobre todo si el lápiz es caro.

La solución para mantener nuestro sacapuntas como nuevo, es afilarlo con papel de lija.

El proceso es muy sencillo. Busca el lápiz más fino que tengas, para que quepa en el agujero del sacapuntas con espacio de sobra.

En el caso de que el sacapuntas sea muy pequeño y todos tus lápices entren justos, puedes usar el mango de un pincel.

Cubre con el papel de lija, la punta del lápiz o del mango del pincel. Luego, colócalo dentro del sacapuntas y gira suavemente como si estuvieras sacándole punta al lápiz. 

Solamente ten cuidado de no ejercer demasiada presión o cortarás el papel de lija. 

En cuanto a la limpieza de nuestro sacapuntas, es aconsejable que trates de mantenerlo libre de residuos. De este modo evitarás que la cuchilla se oxide. 

Puedes utilizar un cepillo de dientes para limpiar los restos de minas.

De vez en cuando puedes limpiar bien la parte interna del sacapuntas con un algodón empapado en alcohol. También puedes usar un bastoncillo de algodón si te resulta más fácil de manejar.

En el caso de que un trozo de mina se quede atascado en el sacapuntas, no utilices el lápiz para sacarla, sino que es más útil que lo hagas con un palillo.

La calidad del lápiz es importante

Hay dos factores en la calidad del lápiz que harán que nuestro afilado sea satisfactorio o no:

  • La calidad de la madera es decisiva. Un lápiz fabricado con una madera de mala calidad, puede astillarse y acabarse rompiendo.
  • La mina tiene que estar bien centrada, de lo contrario será mucho más difícil sacar una buena punta sin que se rompa.
  • El lápiz tiene que ser recto. Los lápices fabricados con madera de mala calidad tienden a doblarse, lo que también puede producir rotura de minas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *