Cómo Hacer una Pluma con una Pluma de Ave

ilustraciologyTintaLeave a Comment

como hacer una pluma con una pluma de ave

En este artículo vamos a ver cómo hacer una pluma con una pluma de ave de dos maneras distintas.

En el primer método vamos a tallar la punta directamente en la pluma, mientras que con el segundo método vamos a utilizar la pluma como mango al que añadiremos una plumilla.

Es importante que utilices una pluma de gran tamaño, porque vamos a necesitar que tenga un mango largo para sujetarla con comodidad.

En caso de que no puedas conseguir las plumas fácilmente, puedes comprar aquí un paquete de plumas de ganso perfectas para hacer plumillas. Al tener varias plumas, podrás fabricar plumillas con distintos tipos de puntas y grosores.

Método 1

Con un cuchillo o navaja, vamos a quitar las plumas más cercanas a la punta, para tener espacio suficiente para la mano. Para ello, raspa con una navaja o cuchillo suavemente hasta que se caigan. Con un espacio de entre 8 – 10 cm será suficiente.

Una vez que hemos quitado las plumas del principio, podemos lijar suavemente el tallo hasta conseguir una superficie suave.

De manera opcional, puedes sumergir la pluma en agua caliente para que se ablande y sea más fácil de tallar la punta.

La parte más importante de nuestra pluma es la punta y para conseguirla, vamos a seguir los siguientes pasos.

Primero vamos a realizar un corte en un ángulo de 30º. Esta es una medida aproximada. No es necesario que tenga esta inclinación exacta; simplemente asegúrate de que tiene una forma parecida.

Si lo has cortado bien, obtendrás una punta muy afilada.

El segundo paso es opcional, pero yo lo utilizo a veces. Consiste en realizar un agujero en el centro de la punta, pero acercándose a la base del corte. Para ello, podemos calentar un alfiler, una aguja o un alambre para que atraviese la queratina.

El objetivo de este paso es que la tinta se almacene en el agujero y así aumentar el tiempo de escritura sin tener que estar constantemente sumergiendo la pluma en la tinta.

En tercer lugar, vamos a cortar la punta para que no esté tan afilada. Podrías dejar la punta sin cortar, pero es probable que acabes rompiendo el papel. Igualmente, puedes probar diferentes tipos de cortes para conseguir diferentes grosores de líneas.

Si quieres conseguir trazos muy fino, es aconsejable que simplemente limes un poco la punta con papel de lija para redondearla un poco sin llegar a cortarla.

En cuarto lugar, vamos a hacer un corte en medio de la punta. El objetivo es conseguir dos partes iguales e independientes. No te preocupes si la línea de corte no te ha quedado perfectamente situada en el medio, porque en el siguiente paso vamos a ver cómo puedes solucionarlo.

En el quinto paso, vamos a redondear el corte lateral de modo que no quede recto. Para ello podemos ir quitando material lentamente con una navaja o cuchillo bien afilado. El objetivo de este paso es aumentar la flexibilidad de la punta para conseguir un mayor rango de grosores de línea.

El lateral puedes tallarlo totalmente redondeado o con la forma de una punta de cuervo, que tiene la forma de dos arcos. Fíjate en la forma de plumillas

En este paso, podrás determinar el grosor de la punta. Si quieres que quede muy afilada, irás tallando la queratina en forma puntiaguda. Las plumillas especiales para escribir en cursiva suelen tener la punta ancha, de forma que permite obtener distintos grosores dependiendo de si dibujas con el frontal o con el borde. Puedes experimentar con distintos de grosores.

Para terminar, puedes acondicionar la pluma aplicando calor para que la punta se endurezca y aguante afilada lo máximo posible. De lo contrario, irá perdiendo la forma con el uso continuado y tendrás que volver a tallarla.

Para esto, puedes calentar arena en el horno a 200º durante 10 minutos. Luego introduce la punta de la pluma en la arena y espera hasta que se enfríe.

Otra forma de hacerlo es aplicar calor con un mechero o una vela, pero corres el riesgo de quemar o derretir la punta, haciendo que pierda la forma.

Método 2

En este caso, vamos a utilizar plumillas de metal para hacer nuestra pluma. Puedes utilizar plumillas de dibujo o de escritura. Te recomiendo que veas este artículo de Utensilios para Tinta China y te dirijas a la sección de la plumillas donde explico con más detalle las características de los distintos tipos de plumillas.

En primer lugar, vamos a seguir los mismos pasos de preparación de la pluma que en el método anterior. Quitaremos las plumas más cercanas a la punta para dejar espacio para la mano y lijamos el mango ligeramente.

Luego, haremos un corte totalmente recto en la punta.

Hacemos dos cortes más en los laterales del mango, para que quepan las plumillas de metal. Las plumillas de metal suelen tener una parte de 2cm que se introduce en el portaplumas. Así que los cortes laterales

Una vez que ya tenemos la plumilla bien insertada en el mango, la sujetamos con cinta aislante o con hilo.

Podemos añadir cola por encima para reforzarla y que no se caiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *