Cómo Pintar Sin Pincel – 10 Ideas

Ya sea porque estás fuera de casa o porque quieres poner a prueba tu creatividad. Quizás es porque no has pintado antes y no tienes pinceles o porque a tus hijos les ha entrado una inspiración repentina.  Hay muchas razones por las que puedes querer pintar sin pincel. 

Lo parte principal del proceso de pintar, consiste en arrastrar pintura para generar formas. Normalmente lo hacemos con pinceles, pero no tenemos por qué limitarnos y dejar de probar otras formas de arrastrar la pintura a través del lienzo o el papel. 

En este artículo voy a enseñarte cómo pintar sin pincel a través de diferentes métodos:

  1. Sellos para estampar
  2. Pintar con pajitas de plástico
  3. Rodillo de pintura
  4. Pintar con flores y hojas
  5. Pintar con bastoncillos de algodón
  6. Técnica del estarcido con cepillo de dientes
  7. Pintar con hilo
  8. Pintar con un péndulo
  9. El «dripping»
  10. Pintar con una esponja

Te aconsejo que los pruebes todos; sobre todo si sufres bloqueo artístico, y seguro que te sorprendes de los resultados. Y quién sabe, a lo mejor encuentras un nuevo estilo para tus ilustraciones.

Sellos para estampar

Desde que comenzó el furor del scrapbook, empezaron a salir miles de sellos con diferentes motivos para estampar.

Con un poco de imaginación, puedes hacer estos sellos en tu casa, con materiales comunes. 

El típico ejercicio que alguna vez todos hicimos en la primaria, consiste en cortar una patata por la mitad y tallar una forma con un cuchillo. Si no tienes una patata, puedes utilizar cualquier otra hortaliza o fruta que tenga cierta consistencia.

Si tienes gubias u otras herramientas similares, puedes hacer lo mismo pero en un trozo de madera. 

También puedes utilizar plastilina, arcilla o cualquier otra pasta de modelar, para tallar tu sello con la forma que quieras.

No tienes por qué limitarte a tallar los materiales. También puedes hacer sellos pegando otros objetos que tengan textura. Por ejemplo botones con formas interesantes, trozos de juguetes, telas, etc…

Pintar con pajitas de plástico

Otra forma de conseguir texturas muy interesantes, es con las pajitas de beber. 

Puedes utilizarlas de muchas formas distintas.  Puedes poner un poco de pintura en el papel y luego soplar por encima para que se expanda la pintura. Para que este método funcione, es aconsejable que utilices una gran cantidad de agua para que la pintura corra fácilmente por el soporte.

También puedes sumergir la pajita en pintura y luego soplar encima del papel. Esto creará un efecto de salpicaduras. 

Otro truco muy interesante consiste en añadir un poco de jabón a la pintura. Al soplar con la pajita, se formarán burbujas que dejarán efectos  interesantes al explotar.

Rodillo de pintura

Para este ejercicio puedes usar cualquier objeto cilíndrico. Una botella, el cartón de un rollo de papel higiénico, un rodillo de amasar, un rotulador, etc…

El truco consiste en envolver el objeto con un material que le dé textura. Puede ser cinta adhesiva, papel de burbujas, alambres, plastilina, etc… las opciones son muchas.

Lo ideal es utilizar un objeto de gran tamaño, como una botella, que te permitirá cubrir grandes superficies rápidamente. Esto puede ser muy útil a la hora de crear fondos con texturas para tus ilustraciones. 

Aunque también puedes pintar superficies más pequeñas con objetos de menor tamaño, como un rotulador. En este caso puedes cubrirlo con cinta adhesiva, film transparente o papel de aluminio.

Otros materiales que puedes usar son gomas elásticas y bolsas que tengan texturas, como la redecilla de las naranjas. Seguro que si buscas por casa, encuentras otros objetos y materiales que pueden servirte para esta técnica.

Pintar con flores y hojas

Ésta es una buena excusa para salir al campo. Llévate tu sketchbook y tus pinturas y recoge diferentes flores, hojas y cualquier cosa que te encuentres y te pueda servir para pintar. 

Las técnicas son varias. Una flor puede ser usada a modo de pincel, utilizando los pétalos como si fuesen las cerdas. Pero también puedes empaparlas de pintura y hacer estampados. 

Las hojas pueden ser usadas a modo de espátula, pero sin duda, como tendrás resultados más interesantes, es haciendo estampados para conseguir texturas interesantes. 

Si son hojas de pino y otras coníferas, puedes juntar las hojas a modo de pincel. Incluso puedes atarlas a una rama con un hilo y hacer un pincel natural.

Si te gustan los retos, intenta pintar el paisaje usando únicamente los materiales que te encuentres. 

Pintar con bastoncillos de algodón

Para esta técnica tan sólo necesitamos uno o varios bastoncillos de algodón. Consiste en utilizar el bastoncillo del mismo modo en el que utilizaríamos un pincel normal. 

Hay diferentes técnicas que podemos conseguir con este método.

Podemos pintar puntos con la cabeza del bastoncillo. De esta forma tendremos una obra puntillista. O podemos arrastrar el bastoncillo como si fuera un pincel.

Podemos modificar esta técnica juntando varios bastoncillos, con lo que conseguiremos multitud de puntos o líneas rápidamente. Además no tenemos por qué limitarnos a usar un sólo color. Haz pruebas con diferentes colores a la vez en cada uno de los bastoncillos.

Esto puede ser muy interesante a la hora de crear texturas, pero además podemos hacer otro tipo de imágenes figurativas. Puede ser una técnica muy útil para pintar flores y follaje.

Por último, podemos cambiar la forma de la cabeza del algodón con los dedos, para crear diferentes tipos de «pinceladas».

Técnica del estarcido con cepillo de dientes

Podemos utilizar un cepillo de muchas formas distintas a la hora de pintar. Una de las técnicas más conocidas por todos es el estarcido. 

El estarcido consiste en situar uno o varios objetos o plantillas encima de un papel, de forma que ciertas partes del papel queden cubiertas y otras al descubierto. Luego, con un  cepillo de dientes mojado en pintura, salpicamos la pintura.

Las partes del papel cubiertas por los objetos quedarán limpias, mientras que las partes al descubierto, se cubrirán de salpicaduras de pintura. Como resultado, tendremos las siluetas de los objetos o plantillas. 

También podemos usar el cepillo de dientes para salpicar directamente sobre el papel. Esto puede sernos útil para crear un cielo estrellado y otro tipo de texturas similares. Prueba a pintar con colores claros sobre cartulinas o papeles de colores oscuros.

Por último, podemos usar el cepillo como usaríamos un pincel normal, y pintar arrastrando las cerdas por el papel.

Pintar con hilo

Para pintar con esta técnica, necesitarás un trozo de hilo y un tipo de pintura muy diluida, idealmente acuarelas o tinta china.

Primero tienes que sumergir el hilo en la pintura para que absorba una buena cantidad de pintura y entonces colócalo sobre el papel haciendo las formas que quieras. Tienes que dejar una parte del hilo sin pintura y fuera del papel, de forma que puedas agarrarlo.

Luego, coloca otro papel encima del hilo y presiona. Mientras mantienes el papel presionado, agarra el hilo y retíralo. En el proceso, el hilo arrastra la pintura por el papel creando unas imágenes muy chulas.

Al igual que con el resto de técnicas, no te limites a usar un sólo color. Sumerge diferentes partes del hilo en diferentes colores y prueba con distintas formas para conseguir diferentes texturas y efectos.

Pintar con un péndulo

Ésta es una técnica muy chula que te permitirá pintar formas geométricas muy locas. 

Voy a explicarte cómo hacerlo con una botella de plástico, pero puedes utilizar cualquier recipiente que pueda contener pintura.

Primero tienes que hacer un orificio muy pequeño en el tapón de la botella. Puedes usar una aguja o un clavo y puedes probar con diferentes tamaños dependiendo del grosor de línea que quieras conseguir.

Luego, tienes que colgar la botella con el tapón hacia abajo. De esta forma la pintura chorrea por el agujero del tapón. 

Por último tendrás que introducir pintura dentro de la botella. Para eso puedes meter la pintura por la boca de la botella o cortarle el culo directamente.
Al dejar que la botella se balancee soltando la pintura, se forman composiciones geométricas 

El «dripping» 

Jackson Pollock fue un pintor perteneciente al movimiento del expresionismo abstracto.

Su técnica más famosa fue el «dripping», que consistía en sumergir el mango de un pincel o un palo en pintura, para luego dejarla chorrear por todo el lienzo.

Él pintaba cuadros a gran escala, pero tú puedes hacer lo mismo a tamaños menores, usando un bolígrafo o un palo pequeño. 

La técnica no puede ser más sencilla y te permite conseguir no sólo texturas abstractas. También puedes dirigir el palo a voluntad para pintar formas concretas y dibujar como si fuera un pincel.

Pintar con una esponja

La esponja es una herramienta bastante usada en acuarela para crear texturas y efectos variados. 

Puedes mojar la esponja directamente en pintura y pintar sobre el papel. También puedes verter la pintura sobre el papel y arrastrarla con la esponja. 

Para crear efectos más interesantes, puedes primero pintar un capa de un color y cuando haya secado un poco, pintar por encima con otro color sin cubrirlo del todo. 

Éstas son las 10 maneras que se me han ocurrido para pintar sin pincel. Si conoces alguna otra forma, déjame un comentario y lo incluiré en el post. Muchas gracias.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad