Cómo Promocionarse Como Ilustrador – 9 Claves

ilustraciologyIlustración, Ilustración editorial y generalLeave a Comment

como promocionarse como ilustrador

Es muy probable que las mejores ilustraciones de la actualidad no vean la luz y nunca salgan de la carpeta o el ordenador de su creador. En el peor de los casos, serán descubiertas dentro de muchos años, al igual que pasó con las fotografías de Vivian Meier. 

En este artículo vamos a ver cómo evitar que esto suceda con tu arte. El secreto consiste en saber cómo establecer el primer contacto y mantenerlo a lo largo de tu carrera.

Si quieres ser considerado como un profesional, tienes que actuar como tal. Las grandes empresas utilizan campañas de marketing con diferentes estrategias parar promocionar sus productos. Obviamente, no jugamos al mismo nivel que estas empresas, pero las bases son las mismas. 

Índice

  1. Vida laboral de un ilustrador
  2. Conócete a ti mismo
  3. El portfolio
  4. Tener una presencia online
  5. Productos promocionales físicos
  6. Productos promocionales digitales
  7. Soluciona problemas
  8. La lista de contactos
  9. El buen Networking

1. Vida laboral de un ilustrador

Vamos a ver en primer lugar, las diferentes opciones laborales que tiene un ilustrador.

Si no tienes experiencia previa, es aconsejable que te decidas por uno o dos sectores en los que especializarte y enfoques tu trabajo hacia ellos. Esto ayudará a que tus ilustraciones compartan un objetivo y tengan coherencia. 

La salida más común para un ilustrador, es la ilustración de libros. Hay muchos tipos de libros ilustrados dependiendo de la edad, así que dentro de este sector también deberías enfocarte en el rango de edad para el que más te interese dibujar.

En este blog puedes encontrar un artículo en el que enumero 42 tipos de ilustración y sus salidas laborales. Así que si no sabes por donde empezar , puedes echarle un vistazo y hacerte una idea.

Como ocurre en muchos otros trabajos, puedes trabajar como freelance o para una empresa. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

  • Como freelance tendrás mucha más libertad, en el sentido en que puedes organizar tus horas de trabajo, pero para muchos puede ser estresante tener que manejar todos los aspectos logísticos de tu negocio y no tener un sueldo fijo a final de mes.
  • El trabajo para una empresa te quita libertad, ya que por lo normal, tendrás que adaptarte a un horario fijo y trabajar bajo las órdenes de un director creativo. A cambio, tendrás la seguridad de un sueldo fijo y podrás dedicarte a ilustrar sin preocuparte de los aspectos técnicos de un freelance.

Dentro del trabajo en empresa, puedes encontrar agencias pequeñas que suelen dedicarse a nichos específicos o agencias más grandes en las que puede haber más variedad. 

Aunque esto no es siempre así, cada empresa es diferente y hay multinacionales  que buscan ilustradores para un tipo específico de ilustración y pequeñas empresas con gran variedad de trabajos. 

Igualmente, siempre tienes que ponerte en la piel de la persona que te va a contratar. Normalmente, el cliente quiere ver personajes en tus ilustraciones, por lo que debes ser capaz de representarlos en diferentes situaciones y mostrar sus personalidades.

2. Conócete a ti mismo

El primer paso que debes dar en tu carrera como ilustrador es conocerte a ti mismo. Todos necesitamos un mapa que nos guíe y una ruta fija que seguir. De lo contrario, es muy fácil perderse y frustrarse antes de llegar a nuestro objetivo.

Saber lo que quieres hacer y hacia dónde quieres ir es importante. Pero conocerse a uno mismo también implica que debes saber donde te encuentras en este momento

Aunque te parezca una chorrada, te recomiendo que hagas este pequeño ejercicio, que sólo te llevará 10 minutos y es necesario para continuar con los siguientes puntos del plan.

Divide un folio en dos columnas. En una escribe tus defectos o cosas que te frenan como ilustrador. En la otra columna escribe tus puntos fuertes; tus capacidades como ilustrador.

En la parte de atrás del folio, responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué estilo o estilos me gustan?
  • ¿En qué sector quiero trabajar?
  • ¿Cuáles son mis referencias en el mundo de la ilustración?

Colócalo en un sitio en donde lo veas bien y mantenlo actualizado.

3. El portfolio

Si no tienes un portfolio, no existes como ilustrador. Es la pieza clave en todo este proceso y si no tienes un buen portfolio es imposible que consigas un trabajo como ilustrador.

En este post no voy a explayarme con este tema. He invertido mucho tiempo escribiendo 10 Puntos Imprescindibles Para Hacer Un Portfolio De Ilustración, con toda la información que necesitas para crear un portfolio que te consiga un trabajo.

Te recomiendo que le eches un vistazo antes de continuar con los siguientes pasos.

4. Tener una presencia online

Esto cae de cajón. Hace no mucho tiempo, era necesario tener una presencia en la industria, y era más importante que la presencia en internet. Hoy en día las cosas han cambiado y es esencial estar en la red para atraer la atención de clientes.

Ahora, hay muchas formas de conseguir una presencia online. A continuación, te sugiero 5 ideas.

Redes sociales. Todos conocemos o seguimos a algún ilustrador o influencer en las redes sociales.  Las opciones son varias y es bueno que elijas 2 o 3 y te centres en ellas. Si tu objetivo es que tus fans se dirijan a tu página web, te recomiendo Youtube y Pinterest.

También puedes usar Facebook e Instagram para conseguir una gran base de seguidores, aunque son plataformas un poco más cerradas desde las que es más difícil enviar tráfico a tu página.

Portfolio Online. Además de tener un portafolio físico que enseñar en entrevistas, es imprescindible tener un portafolio online. Tienes servicios como Wix o Spacesquare que te permiten hacer un portafolio gratuito o por muy poco precio.

Blog. Aunque puede estar relacionado con el Portfolio online, no es lo mismo. Si tú tienes un blog como éste en el que muestras tus conocimientos y además subes tus ilustraciones, no sólo te promocionas ante todos los visitantes, si no que además, te posicionas como un experto en tu campo. El portfolio puede ser una parte de tu blog.

Plataformas de aprendizaje online. Todos podemos enseñar algo. Si por ejemplo, eres un especialista en ilustración botánica, puedes hacer un curso sobre ello y venderlo en plataformas como Udemy o Skillshare.

Foros de arte. Existen muchos foros de arte e ilustración en los que la gente pregunta y responde problemas y dudas constantemente. Puedes buscar uno o varios hilos de los temas que dominas y resolver las dudas de la gente. Siendo un miembro activo de la comunidad, aumentarás tu reputación y posición como experto.

5. Crea productos promocionales físicos

El siguiente paso consiste en trabajar en tu marca con productos que la promocionen. Los productos físicos son mucho más efectivos que los digitales, a la hora de llamar la atención. A la gente le gusta ver el resultado de tu trabajo en productos reales.

Estampas, postales, calendarios, sellos, pegatinas, chapas, etc…. Tienes muchas opciones y todas pueden funcionar bien. Muchos ilustradores trabajan en un montón de estos materiales y los envían juntos en un pack.

Las postales suelen ser  a tamaño A6 o A5. Durante muchos años, éste era el método más usado de contactar a las empresas por parte de ilustradores. Incluso muchos directores de arte, tienen un sistema de organización de postales para futuras referencias. 

Si no te apasiona demasiado la idea de las postales, siempre tienes otras opciones. Desde un pequeño calendario con tus ilustraciones, hasta un simple desplegable. 

Si te sientes con ganas de trabajar, puedes montar un pequeño libreto al estilo de un fanzine.  

A parte de estos productos para enviar, te recomiendo que diseñes una tarjeta de contacto y la lleves siempre contigo. Nunca sabes con quién te puedes encontrar.

Otro aspecto importante a tener en cuenta en este apartado de la promoción, es la periodicidad. Envía tus productos promocionales en fechas señaladas, como Navidad o cualquier otro día que consideres relevante.

Obviamente, los productos deben estar personalizados para estas ocasiones y sobre todo, quieres prestar atención a los clientes que ya trabajen contigo, para mantenerlos interesados en tu trabajo.

6. Crea productos promocionales digitales

Siempre puedes aplicar la idea anterior al mundo de Internet y de hecho, hay ciertos productos que funcionan mucho mejor en formato digital, que en físico.

Uno de ellos, son los libros digitales. Si escribes un ebook sobre un aspecto de la ilustración que domines y lo publicas online de forma gratuita, llegarás a muchísima gente en poco tiempo.

No tiene por qué ser un libro largo y complejo. Simplemente escribe un folleto con algunos trucos útiles y añade tus ilustraciones. No te olvides de incluir tu logotipo e información de contacto. 

Otros productos digitales que puedes hacer, son fondos de pantalla. Puedes presentarlos en diferentes formatos como pc, móvil y tablet. 

Todos estos productos funcionan mejor si tienes una página web o blog desde la que se puedan descargar. En poco tiempo tendrás tu sitio lleno de gente a la que le interesa tu trabajo.

El siguiente punto está muy relacionado con éste y debes tenerlo en cuenta a la hora de crear tus productos, así que sigue leyendo.

7. Soluciona un problema

El concepto de solucionar un problema es muy conocido en toda la industria del marketing y consiste en entender lo que necesita la sociedad o un grupo de gente, para luego suplir esa carencia o ayudar a resolver ese problema.

Este concepto puede ser aplicado a casi cualquier campo, incluido el de la ilustración. Puede ser que tengas mucho éxito subiendo tus trabajos a internet y de repente formes una gran base de seguidores, pero también puede ser que te cueste mucho llamar la atención e incluso caigas en el error de «spamear» con tus trabajos.

De este modo, no sólo estarás ayudando a gente que quiere aprender, sino que además te estarás promocionando, creando una base de seguidores y con la posibilidad de ganar dinero por ello.

Para solucionar este problema podemos volver de nuevo al punto número 2. Conócete a ti mismo. Piensa cuál es tu punto fuerte y ayuda a los demás. Si tu especialidad es dibujar monstruos, escribe un pequeño libro, haz videotutoriales o crea un curso para plataformas de educación online, como Udemy o Skillshare. 

8. La lista de contactos

Cuando llegres a este punto, se supone que tienes claro a qué tipo de ilustración te quieres dedicar y cuentas con un portfolio y productos promocionales. El siguiente paso, es hacer una lista de contactos para poder dar los primeros pasos en tu carrera.

Primero tienes que saber quién es tu audiencia, si te diriges a un público infantil tienes que buscar empresas que trabajen con productos dirigidos a este público. Hoy en día, con Google lo tienes fácil.

Busca agencias de ilustradores y envíales tus trabajos o contacta con empresas que puedan estar interesadas en lo que haces.

Para tener organizados a tus contactos, puedes utilizar desde una agenda en papel, a una agenda virtual o un archivo excel. Escoge lo que más te guste pero mantén una lista de los nombres, correos y teléfonos de posibles clientes. Los ilustradores profesionales y otros artistas que trabajan por su cuenta, dedican unas cuantas horas a la semana, únicamente a actualizar sus listas de contactos.

9. El buen Networking 

Networking es un término muy usado en la actualidad para referirse al acto de establecer contactos con fines laborales o empresariales. 

Hay muchas formas de hacer networking. Se pueden usar las redes sociales, como vimos antes, o también podemos acudir a eventos presenciales como la Comic Con o la Feria del Libro. Independientemente de la forma en la que hagas estos contactos, tienes que tener en mente una idea muy importante: establecer relaciones.  

El problema de mucha gente, es que confunde hacer networking con aumentar el número de likes de su página de Facebook. En cierta forma están relacionados, pero si queremos ser efectivos, más vale calidad que cantidad.

Así que sube tus mejores trabajos a tus redes sociales e interactúa con los ilustradores que te gustan, pero no hagas spam. Si tu trabajo es bueno, la gente te encontrará y re ofrecerán trabajos, pero si dejas tus links en cada comentario que escribes, a la larga tu reputación se verá afectada. 

No agregues a desconocidos en las redes sociales. Hay mucha gente que utiliza esta táctica en Instagram y otras redes y cada día agregan a cientos de personas a sus perfiles. Esto es contraproducente e incluso corres el riesgo de que te borren el perfil.  Está bien que contactes a aquellos ilustradores que te gustan y tienen más seguidores que tú, pero la idea debe ser la de crear una relación honesta y no spamear a todo el mundo.

De igual manera debes actuar en los eventos de ilustración. No sirve de nada que repartas tus tarjetas de contacto entre todos los asistentes. Es mucho más productivo que mantengas una conversación con unas pocas personas que muestren cierto interés por tu trabajo y trates de dejar una impresión en ellos.

Estos son los puntos básicos que debes tener en cuenta para promocionarte como ilustrador o como cualquier tipo de artista. Quizás haya más pequeños trucos que puedas aplicar, pero si pones en práctica estas 9 ideas, tu carrera como ilustrador despegará rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *