Diferencias Entre Gouache y Acrílico

ilustraciologyAcrilico, Conceptos, GouacheLeave a Comment

diferencias entre gouache y acrilico

El gouache es una técnica mucho más antigua que el acrílico. Se cree que fue descubierto en el siglo XI y ya era usado durante la Edad Media y el Renacimiento.

En cambio, el acrílico no se descubrió hasta principios del siglo XX. Al principio los muralistas mejicanos lo usaron de forma continuada y Andy Warhol lo convirtió en uno de sus medios principales.

A pesar de que estas dos técnicas tienen varios puntos en común, las diferencias entre gouache y acrílico, son varias y las expongo en los siguientes puntos:

  • Composición
  • Forma de aplicación y técnica
  • Superficie de aplicación
  • Acabado final
  • Formato

COMPOSICIÓN

De forma muy básica, tanto el gouache como el acrílico tienen la misma estructura.

Al igual que otros tipos de pinturas, ambos están formados por pigmento mezclado con un aglutinante. El pigmento es una sustancia normalmente pulverizada, que se utiliza para dar color, mientras que el aglutinante es el elemento que mantiene el pigmento unido.

La diferencia principal entre la composición del acrílico y el gouache, recae principalmente en el aglutinante.

Para el gouache se utiliza básicamente goma arábica, mientras que para el acrílico, se utiliza una emulsión acrílica (de ahí viene su nombre). Esta emulsión acrílica es casi igual que la cola blanca. De hecho, si mezclas pigmentos con cola blanca, obtendrás una especie de pintura acrílica.

Este uso de diferentes aglutinantes, presenta las siguientes diferencias y puntos comunes entre los dos medios artísticos:

  • Velocidad de secado. Tanto el acrílico como el gouache se secan muy rápidamente. Aunque el acrílico se seca un poco más rápido.
  • Resistencia. Una vez que se seca, el acrílico forma una membrana elástica que evita el craquelado (grietas en la pintura). El acabado final es parecido a la textura de la cola blanca, una vez que está seca. El gouache, por el contrario tiende a agrietarse y tiene mucha menos capacidad de resistencia y conservación que el acrílico.
  • Transparencia. Tanto con el gouache como con el acrílico se puede conseguir una gran transparencia añadiendo una gran cantidad de agua. Ambos medios son muy versátiles y permiten trabajar por capas, aunque con el gouache es un poco más complicado que con el acrílico.
  • Activación. Una vez que se ha secado la pintura acrílica, se convierte en impermeable. Esto significa que no podemos volver a diluirla. Con el gouache no sucede lo mismo. Una vez seco, podemos volver a activarlo añadiendo agua y continuar nuestro trabajo desde el punto donde lo habíamos dejado.
  • Cantidad de pigmento. El gouache es una pintura con una alta concentración de pigmento, mientras que el acrílico tiene una menor cantidad en proporción.

La textura plástica del acrílico, hace que sea más difícil de limpiar que el gouache. Sobre todo si ya se ha secado.

Aunque se podrían utilizar los mismos pinceles para ambos medios indistintamente, es aconsejable mantenerlos separados. Para acrílico, podemos usar unos pinceles un poco más duros y menos flexibles. En cambio el gouache se trabaja mejor con pinceles más suaves.

A la hora de limpiar los pinceles de acrílico, tenemos que utilizar abundante agua y jabón y asegurarse de eliminar bien los restos entre las cerdas, ya que si se van acumulando restos de acrílico seco, las cerdas se acabarán abriendo y estropeando.

Por otra parte, el gouache es mucho menos agresivo con los pinceles y más fácil de limpiar. Incluso una vez seco, podemos limpiarlo fácilmente con agua.

Si manchamos nuestra ropa con pintura acrílica, ésta va ser muy difícil de limpiar. Tendrás que usar jabón y raspar la tela con un objeto duro. El gouache es mucho más fácil de limpiar.

Se puede conseguir gouache resistente al agua mezclándolo con un aglutinante acrílico. Debido a que el gouache tiene una mayor concentración de pigmento, podemos convertir unas témperas de mediana calidad en unos acrílicos bastante buenos. Además, podemos controlar la cantidad de aglutinante que utilizamos en la mezcla para conseguir que se comporte más parecido al gouache o al acrílico.

FORMA DE APLICACIÓN Y TÉCNICA

El acrílico se puede trabajar de casi cualquier manera. Se puede utilizar como si fuera óleo, pintando con la pintura recién sacada del tubo y de la misma forma, se puede tratar como si fuera acuarela diluyéndolo con agua.

Existen líquidos que mezclados con el acrílico, modifican las propiedades del mismo. Con estas sustancias podemos aumentar el tiempo de secado o cambiar su transparencia y brillo.

El gouache también se puede aplicar de múltiples formas, pero en este caso, está más cerca de la acuarela que del óleo. Con el gouache es más fácil de conseguir una textura y comportamiento de acuarela que con acrílico, ya que el gouache es básicamente una acuarela opaca. De hecho, una gran cantidad de artistas trabajan acuarela y gouache en forma de técnica mixta.

También podemos aplicarlo sin diluir, para conseguir una apariencia más contundente similar a la del óleo. Pero es aconsejable trabajarlo en capas finas, ya que de lo contrario tiende a agrietarse.

Personalmente, considero que con el acrílico es más fácil hacer difuminados y mezclar colores. Con el gouache, me resulta muy difícil hacer un degradado suave entre dos colores y hay que trabajarlo más para que no se noten las uniones.

Con el gouache los resultados son más impredecibles, una vez que se seca. Mientras que con el acrílico, resulta mucho más intuitivo visualizar el resultado final, ya que los colores no cambian en exceso una vez secos.

A la hora de trabajar por capas, el acrílico también es más manejable que el gouache. Con acrílico podemos aplicar capas muy finas de color sin temor a emborronar la capa inferior. Con el gouache tenemos que ser más cuidadosos, ya que al pintar con el pincel húmedo, estamos activando la capa inferior y podemos levantar la pintura o mezclar los colores de las distintas capas.

SUPERFICIE DE APLICACIÓN

Debido a su composición, el acrílico es una pintura todoterreno que permite su aplicación sobre todo tipo de superficies, desde papel hasta madera.

Al ser resistente al agua, podemos pintar murales con acrílico, tanto en interior, como en el exterior. De hecho, los muralistas mejicanos, fueron unos de los grandes impulsores de este medio.

A menudo es utilizado en combinación con el óleo en pinturas sobre lienzo. Muchos artistas pintan la base de su cuadro con acrílico, debido a la rapidez con la que se trabaja y luego añaden las siguientes capas con óleo.

El gouache también se puede usar sobre distintas superficies y materiales, pero hay que tener un cuidado extra y acordarse de protegerlo con barniz. Además, debido a su composición, el gouache no se adhiere a superficies como plástico o metal, por lo que tendremos que utilizar una capa de imprimación antes de pintar sobre esa superficie. Normalmente se suele pintar sobre papel de acuarela y tableros preparados para acuarela.

A parte de todo esto, podemos utilizar conjuntamente acrílico y gouache. Cuando pintamos con acrílico y óleo, el óleo siempre tiene que ir por encima del acrílico y nunca al revés, ya que, de lo contrario, la pintura se despega. Con el acrílico y el gouache, podemos pintar las capas en cualquier orden.

Aunque puedan parecer lo mismo, el gouache y el acrílico no son lo mismo

ACABADO FINAL

La pintura acrílica presenta un acabado brillante, mientras que el gouache es mate.

Una vez seco, el gouache pierde contraste, haciendo que los blancos se vuelvan más oscuros y los negros se aclaren. En el acrílico, una vez que la pintura se seaca, los colores se aclaran un poco, pero no hay un cambio tan grande como en el gouache.

Aunque hay muchos artistas que lo utilizan como su medio principal, el gouache es muy usado para bocetos. Debido a la facilidad y la rapidez con la que se trabaja, y a su capacidad de corrección, es una técnica muy útil durante la fase de planificación de una obra.

Además, el gouache no es especialmente famoso por resistencia a la luz y capacidad de conservación, por lo que es probable que los colores pierdan intensidad con el paso del tiempo. Esta característica, hace que el uso del gouache no sea tan popular como otros medios para obras finales de pintura artística.

Sin embargo, el gouache es muy usado en ilustración y diseño. Hay una gran cantidad de libros infantiles ilustrados con este medio y en general, es un medio que nos encanta a todos los ilustradores. Esto se debe a que, en un gran número de ocasiones, los diseñadores e ilustradores crean obras que van a ser reproducidas mediante impresión o medios digitales, por lo que la capacidad de conservación del gouache no es un problema.

FORMATO

Ambos medios vienen en formatos similares. Los podemos encontrar en tubos o tarrinas.

El gouache es mucho más fácil de conservar, ya que, aunque la pintura se seque en el envase, la podemos seguir utilizando. Con el acrílico tenemos que ser mucho más cuidadosos y acordarnos de cerrar bien el envase. Si nuestras pinturas acrílicas se secan, quedarán prácticamente inutilizables.

Podemos encontrar diferentes tipos de pintura acrílica especialmente creados para cada uno de sus posibles usos. Hay acrílicos de gran viscosidad para realizar empastos, mientras que tenemos acrílicos mucho más finos para pinturas más delicadas. De la misma forma podemos encontrar acrílicos especiales para manualidades, para murales exteriores y otros tipos de pintura.

En cuanto al gouache, las opciones son un poco más limitadas, ya que es usado únicamente para pintura artística.

Existe el gouache de gran viscosidad parecido al acrílico, que es el más común y otro en pastillas que está muy cercano a la acuarela. Además, también podemos encontrar un gouache acrílico, que combina las características de ambos mundos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *